domingo, 10 de noviembre de 2019

Detienen a un hombre que disparó contra los manifestantes en Chile


Las fuerzas del orden detuvieron a un hombre que disparó este domingo contra los ciudadanos que se manifestaban en el balneario chileno de Reñaca y que hirió a una persona, en el marco de las protestas sociales que se dan en el país desde hace más de tres semanas.

El incidente tuvo lugar durante una manifestación pacífica y festiva de unas 2.000 personas en la playa y el paseo marítimo de Reñaca.

Varios videos que se han hecho virales por redes sociales captaron el momento en el que un hombre descendió de su camioneta y ejecutó al menos tres disparos que hirieron a una persona.

El agresor portaba un chaleco amarillo fluorescente, una prenda que están utilizando las personas que se unen para tratar de impedir los desmanes y saqueos que en ocasiones tienen lugar en el marco de las manifestaciones.

Este incidente violentó lo que hasta el momento había sido una manifestación pacífica cuando entre 200 y 400 personas comenzaron a hacer barricadas callejeras y a siniestrar y saquear al menos tres restaurantes del paseo marítimo, de quemar uno de ellos y de lanzar piedras y romper los vidrios de algunas viviendas.

Se trata del incidente de mayor gravedad que ha tenido lugar este domingo, que en la capital apenas tuvo agitación social más allá de una manifestación pacífica de ciclistas y de otra también en paz de ciudadanos en la puerta de una clínica en la que está ingresada una persona que corre riesgo de perder la visión en los dos ojos debido al impacto de balines de goma disparados por fuerzas de seguridad para reprimir las manifestaciones.

Las protestas en Chile se iniciaron el pasado 18 de octubre en respuesta a la subida del precio de pasaje de metro, pero se convirtieron en un clamor popular contra el Gobierno y el desigual modelo económico del país y hasta el momento han perdido la vida al menos 20 personas y sobre los agentes del Estado pensar multitud de denuncias por la presunta comisión de violaciones de derechos humanos por su acción represora.

Fuente: EFE

Carabineros de Chile limitará uso de escopetas antidisturbios en protestas


El general director de Carabineros de Chile, Mario Rozas, anunció este domingo que el uso de las escopetas antidisturbios que usan los policías contra los manifestantes en las protestas será limitado tras las críticas recibidas por la gran cantidad de heridos por disparos de uniformados.

"He dispuesto a partir de esta fecha que el uso sea acotado en todas aquellas situaciones de real peligro para nuestros carabineros y conciudadanos cuando han sido agredidos en forma ilegal", indicó tras una reunión con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo.

Esta medida de Carabineros llegó después del clamor popular surgido por el aumento diario de heridos por disparos (de bala, de balines de goma, de bombas lacrimógenas o municiones no identificadas) realizados por agentes del Estado.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile, un ente estatal pero autónomo que monitorea las protestas, contabiliza tras 24 días de manifestaciones en Chile un total de 2.009 heridos, de los cuales 1.071 son por disparos de agentes del Estado.

De esos, los casos más graves corresponden a 197 personas que han sufrido heridas oculares por el impacto de los disparos en la cara, además de que las protestas dejan después de más de tres semanas 20 fallecidos, seis de ellos ciudadanos extranjeros.

Rozas también indicó que se va a realizar un entrenamiento para todos aquellos policías que utilicen la escopeta antidisturbios, quienes llevarán entre su equipo una cámara de vídeo para grabar su trabajo en la calle.

El último caso conocido por este tipo de actuaciones de la policial, que se repite desde hace días durante las protestas que se registran en Chile desde el pasado viernes 18 de octubre, es el de un joven de 21 años que recibió el impacto de balines de goma en sus dos ojos durante la multitudinaria manifestación en Santiago hace dos días.

Sin embargo, Rozas no se ha referido ni a ese caso ni a ninguno de los otros tantos ocurridos a lo largo de las protestas, ya que no admitió preguntas al término de la declaración que realizó.

Además del uso de las escopetas antidisturbios, el general director de Carabineros también anunció que ha invitado a Policías de otros países para que lleguen a Chile a observar y hacer recomendaciones al actuar de Carabineros.

"Voy a extender invitaciones a algunas Policías para que vengan a certificar cómo estamos haciendo y cómo nos pueden ayudar a perfeccionar y sobre todo a optimizar nuestros recursos humanos y logísticos en el control del orden público", dijo Rozas.

Las protestas en Chile se iniciaron el pasado 18 de octubre en respuesta a la subida del precio de pasaje de metro, pero se convirtieron luego en un clamor popular contra el Gobierno y el desigual modelo económico del país.

Fuente: EFE

Evo Morales renuncia a la presidencia de Bolivia, presionado por las fuerzas armadas


Presionado por las fuerzas armadas y la oposición, el presidente boliviano, Evo Morales, renunció a su cargo, horas después de convocar a nuevas elecciones tras el resultado de la auditoria de la OEA en los comicios del 20 de octubre que arrojaron "serias irregularidades".

"Estoy renunciando, enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa", afirmó Morales en su mensaje televisivo. "Renuncio a mi cargo de presidente para que [Carlos] Mesa y [Luis Fernando] Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales", expresó.

A la renuncia de Morales le siguió la del vicepresidente, Álvaro García Linera, y la de Adriana Salvatierra, presidenta del Senado y tercera en la línea de sucesión. Antes que dimitiera el líder del MAS había presentado su renuncia el titular de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

Ahora la decisión quedará bajo discusión en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), que debe llamar a una sesión de urgencia donde definirá cómo proceder respecto de quién quedará al mando del país.

La presión de las fuerzas armadas

Antes de que Morales anunciara su decisión, Williams Kaliman, comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, le había aconsejado al presidente que renunciara a su mandato para pacificar el país.

"Ante la escalada de conflicto que atraviesa el país sugerimos al presidente Evo Morales que renuncie a su mandato permitiendo la pacificación del país", dijo Kaliman. A este pedido se sumó el General Comandante de la Policía, Vladimir Yuri Calderón, quien también sugirió a Evo Morales que renunciara al cargo de Presidente de Bolivia.

Por su parte, Luis Fernando Camacho, quien encabeza el Comité Pro Santa Cruz, ingresó al Palacio de Gobierno a dejar la carta donde pide la renuncia de Evo Morales.

En tanto, el candidato, Carlos Mesa, publicó en su cuenta de Twitter: "A Bolivia, a su pueblo, a los jóvenes, a las mujeres, al heroísmo de la resistencia pacífica. Nunca olvidaré este día único. El fin de la tiranía. Agradecido como boliviano por esta lección histórica. ¡Viva Bolivia!"

El informe de la OEA

Después de tres semanas consecutivas de protestas tras las cuestionadas elecciones, la Organización de los Estados Americanos (OEA) auditó el proceso electoral bolivariano, determinó irregularidades en los comicios de octubre.

En ese informe, sobre el total de las actas, el organismo recopiló una muestra de 894 actas originales, 176 de ellas argentinas. Según determinó la OEA, en el 38,07% de las actas se presentaron "inconsistencias con el número de ciudadanos que sufragaron", es decir, que las actas reflejaban un mayor número de votos que el total de las listas índice.

Entre las inconsistencias encontradas en los comicios bolivarianos, la OEA encontró "fallas en la cadena de custodia", errores en la empresa de Software Neotec que "no respetó la integridad del software utilizado", mezclas entre actas de prueba y actas oficiales, falsificación de firmas y alteración de actas, entre otros.

En ese sentido, indicó: "Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo.

Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta. Así mismo, determinó que "no puede validar los resultados de la elección" y recomendó "otro proceso electoral" que cuente con nuevas autoridades para poder llevar a cabo comicios "confiables".

Llamado a elecciones

Ante el resultado de la auditoría, Morales convocó hoy en la mañana a nuevas elecciones "que mediante el voto, permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus autoridades", dijo. Y agregó que renovaría la totalidad de vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Después del anuncio, la Fiscalía General de Bolivia ordenó una investigación sobre los miembros del tribunal electoral y cualquier otro individuo implicado en las irregularidades de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Para ello, solicitó la formación de una Comisión de Fiscales Especializados para investigar y "librar y emitir en el día los requerimientos, mandamientos, órdenes y resoluciones que permitan la aplicación de las medidas cautelares correspondientes".

Embestida opositora

En este escenario, los líderes de la oposición, el expresidente, Carlos Mesa, y Luis Fernando Camacho pidieron la renuncia de Morales.

Mesa, quien se ubicó segundo en la contienda presidencial, dijo que Morales no debe volver a postularse tras comprobarse lo que calificó como un "monstruoso fraude". "Si le queda un ápice de patriotismo debería dar un paso al costado", sostuvo Mesa.

Por su parte, Camacho dijo que planeaba marchar hasta la casa de Gobierno para entregarle al mandatario la carta de renuncia ya redactada para que firme Morales. "El informe de la OEA nos ha demostrado que existió un fraude y además que el mismo estuvo a cargo del MAS, por lo tanto el señor Evo Morales ha fracturado el orden constitucional y debe renunciar", señaló.

Y agregó: "Lo de hoy ha sido una batalla ganada, reconstituiremos el orden constitucional y la democracia, y recién cuando tengamos la posibilidad de estar seguros de que la democracia está sólida, recién nos vamos a nuestras casas".

Renuncias

En tanto, algunos funcionarios del gabinete de Morales decidieron dimitir de sus cargos. En primer lugar, el ministro de Minería, César Navarro, presentó su renuncia después de que grupos opositores quemara su casa en Potosí.

"He hecho conocer públicamente mi renuncia; hay momentos muy duros y hay que preservar a la familia", argumentó Navarro, a la vez que denunció agresiones contra su sobrino.

Por su parte, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, declinó su cargo aduciendo que "el curso de los acontecimientos va en contra de mis principios personales, así como de mis valores espirituales y democráticos".

Además, el presidente de la cámara de Diputados, Víctor Borda, renunció a su cargo después de que manifestantes atacaran su domicilio al pedir la renuncia del presidente Morales y de todos los órganos del Estado.

"Renuncio a la Cámara de Diputados. Ojalá que sea para preservar la integridad física de mi hermano, que ha sido tomado como rehén" durante el ataque, en la ciudad andina de Potosí (suroeste), dijo Borda a medios locales.

Fuente: Agencias AFP, AP y Reuters

sábado, 9 de noviembre de 2019

Piñera reconoce abusos en el control de las protestas en Chile


El presidente chileno, Sebastián Piñera, planteó que se han cometido abusos en el control de las masivas protestas sociales que sacuden al país desde hace tres semanas y reafirmó que la justicia investigará y enjuiciará esas acciones.

En una entrevista publicada el sábado por el diario El Mercurio, el presidente de centroderecha insistió sin embargo en que tanto su gobierno como la policía y las fuerzas armadas “siempre hemos tenido un compromiso” con respetar los derechos humanos.

“Creo que ha habido excesos, abusos, incumplimiento de los protocolos, incumplimiento de las reglas del uso de la fuerza, mal criterio o delitos. Pero eso tiene que ser investigado por la Fiscalía y juzgado por los tribunales de justicia”, dijo Piñera.

Consultado expresamente si se refería a la policía uniformada -Carabineros- que controla el orden público y a las fuerzas armadas, Piñera respondió que “no soy el juez, pero también observo” y que “todo hecho que pueda revestir carácter de exceso, abuso, delito o atropellos”, debe pasar a la fiscalía.

El ministerio público anunció esta semana que abrirá una investigación por torturas contra 14 policías, mientras que el ministro de Salud, Jaime Mañalich, reconoció hace pocos días que “en varias lesiones desproporcionadas hay violación a los derechos humanos”.

Piñera decretó estado de emergencia durante los primeros días del estallido social, pero las multitudinarias protestas han continuado y esta semana el presidente anunció medidas para criminalizar e intentar controlar saqueos, incendios y violencia en que derivan muchas manifestaciones.

Las protestas contra el gobierno y el modelo económico, que reúnen a multitudes que se manifiestan pacíficamente en las calles, obligaron al presidente a presentar una serie de medidas sociales paliativas y cambiar a parte de su gabinete.

Reforma a la Constitución

En la entrevista, Piñera también dijo que su gobierno está preparando un proyecto de reforma constitucional, aunque no definió plazos para enviarlo a discusión al Congreso, que en Chile es la única vía formal para modificar el texto.

“Esto hay que hacerlo dentro del marco de la Constitución, la democracia y el Estado de Derecho, porque hay algunos que quieren saltarse ese marco”, dijo Piñera. “Creo en los cambios a la Constitución, que son legítimos y lo vamos a discutir”, enfatizó.

Según el mandatario, la carta magna reformada debería “definir mejor los derechos de las personas” y “las obligaciones del Estado”, así como “crear mejores mecanismos de participación para que la gente pueda hacer oír su voz”. Añadió que actualmente considera que los cambios deben ser más profundos de lo que pensaba años atrás.

Durante la ola de protestas ha emergido con fuerza la demanda por escribir una nueva carta magna a través de la convocatoria a una Asamblea Constituyente, un camino que no está contemplado en la actual Constitución, que data de la dictadura de Augusto Pinochet aunque modificada decenas de veces.

Fuente: Reuters

jueves, 7 de noviembre de 2019

De "PareMan" al perro "Matapacos": los héroes de las protestas en Chile


Un musculoso encapuchado protegiéndose con una señal de tránsito “Pare” del choque con la policía en la capital chilena se viralizó en redes sociales como símbolo de la resistencia para las protestas que han sacudido al país por más de 20 días.

Las movilizaciones, que fueron detonadas por un alza del precio del transporte pero desataron demandas diversas de mejorar pensiones, acceso a la salud y educación, no tienen líderes definidos ni una organización formal.

“PareMan” o “Capitán Pare”, quien fue retratado por un fotógrafo de Reuters, se convirtió en uno de los símbolos del descontento social, que ha derivado también en saqueos e incendios, dejando más de 20 muertos y miles de detenidos.

El manifestante anónimo ha sido dibujado en comics y adorna además varios anuncios de convocatorias a protestas distribuidas por redes sociales junto con otro popular personaje: el perro “Matapacos”.

“Quizás hay algo claro en el escudo de este joven rebelde y quizás ni él lo vio, se sumergió en la rabia de la que hoy nadie escapa y fue su forma de protegerse”, escribió en Instagram el dibujante Guido Salinas cuando presentó la imagen del joven junto con el perro.

El animal mestizo, de color negro y pañuelo de color en el cuello, se popularizó en el país durante intensas protestas estudiantiles en 2011 por estar siempre del lado de los manifestantes ladrando a los agentes policiales.

Medios locales -que han informado que el animal murió en 2017- destacaron recientemente que una calcomanía del perro fue usada durante una evasión masiva de pago de pasaje en el tren subterráneo de Nueva York.

Las protestas también han popularizado otros personajes, como un Spiderman que hacía bailes sensuales en el metro de Santiago y un “Pikachú” que anima durante las movilizaciones.

Fuente: Reuters

viernes, 1 de noviembre de 2019

El paso de las semanas no merma las protestas en Chile

El descontento social sigue vivo y se manifiesta con fuerza por las calles de Chile dos semanas después de su comienzo, sin que los anuncios y gestos del Gobierno para amainar la situación surtan efecto alguno en una población y su ansia de cambios.

Ni la agenda social propuesta desde el Ejecutivo, ni la destitución de ocho ministros, ni el diálogo social que promete el presidente Sebastián Piñera parecen resultarle suficiente a una población, que cada vez pide con más fuerza una asamblea constituyente.

Este viernes, con el lema "La marcha más grande de todas", los chilenos volvieron a manifestarse en Santiago y en otras ciudades del país con banderas de Chile, de la comunidad mapuche o carteles con quejas y peticiones de cambio fueron la tónica general entre cánticos y bailes de carácter festivo.

En la capital, a pesar de que la mañana fue tranquila y sin grandes aglomeraciones, la gente comenzó a acumularse durante la tarde en la Plaza Italia, epicentro de las protestas.

Con el paso de las horas los cientos se convirtieron en miles y de ahí sumaron decenas de miles, hasta una cifra que sobrepasó las 20.000 personas, según fuentes oficiales de la Intendencia, lo que fue muy criticado por los ciudadanos, que consideran que había muchas más personas.

En la mañana de este viernes también marcharon miles de mujeres vestidas de luto y portando claveles blancos que caminaron en silencio por todo el centro de Santiago hasta llegar a la sede del Ejecutivo, sin que se registraran altercados.

Masas pacíficas y disturbios aislados

En estas dos semanas la protesta también ha evolucionado en las calles y ha pasado del caos inicial con disturbios, incendios, saqueos y violencia a convocatorias pacíficas que no dejan de lado las muestras de descontento y las reivindicaciones.

Aunque la gente sigue saliendo a la calle por miles cada día, a estas alturas ya son más los que llegan a las protestas con afán de hacer ruido y no destrozos, aunque cada día las manifestaciones acaban con disturbios con la Fuerzas Especiales de Carabineros por parte de grupos de encapuchados que cada vez se quedan más solos en los enfrentamientos.

Ejemplos como estos, o como las manifestaciones pacíficas que se realizan en la Plaza Ñuñoa, un barrio cercano al centro de la capital en donde dominan los actos culturales, se repiten en Santiago y en el resto del país.

Cabildos y democracia participativa

Las manifestaciones siguen siendo autoconvocadas y carecen de un líder, pero la organización social comienza a tomar forma en los barrios y las agrupaciones vecinales y sociales.

Los parques, plazas y escuelas empiezan a convertirse en los lugares en los que encauzar las demandas y los vientos de cambio que soplan en Chile desde hace dos semanas.

Los ciudadanos quieren ser escuchados y no delegar sus problemas en políticos y legisladores y comienzan a practicar una democracia participativa que se antoja como una vía paralela a los debates oficiales en el Congreso y las decisiones del Ejecutivo en el Palacio de La Moneda, sede del Gobierno.

El sentir social no quiere verse relacionado con el mundo oficialista y prefiere tomar decisiones en conjunto sin ligarse a la agenda social propuesta desde el Ejecutivo, por lo que se proponen alternativas que reconfiguren el sistema.

Consolidación de imágenes icónicas

Otro aspecto que toma fuerza en las protestas es la aparición de varios símbolos en formas de banderas, imágenes o lemas que empiezan a aglutinar sentimientos y pensamientos ampliamente compartidos por la mayoría de los chilenos.

El grito "Chile despertó" impulsó las protestas desde su inicio después de que el alza en el precio del pasaje del suburbano capitalino fuera la gota que colmó el vaso de la paciencia de los chilenos y prendiera la mecha del estallido social.

Las banderas de Chile y mapuche, que siempre han estado presentes en las calles, ahora comparten espacios con una nueva. La bandera nacional, pero en lugar de tener sus colores azul, rojo y blanco, se fue al monocromático, prácticamente negra y gris oscuro con la estrella en blanco.

Las cifras siguen al alza

Los balances ofrecidos sobre cifras de muertos, heridos, detenidos o irregularidades, incluso presuntas violaciones a los derechos humanos, continúan subiendo cada día.

Los muertos alcanzan los 20 según el Gobierno, pero la Fiscalía ya contabiliza 23, seis de ellos ciudadanos extranjeros, y del total de muertes, cinco ocurrieron presuntamente a manos de fuerzas del Estado, ya sea militares o policías.

Desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) han registrado 4.271 detenidos en todo el país y 1.305 civiles heridos, 755 por disparos (perdigones, balines de goma, disparos de bala o arma no identificada), además de actos de tortura sexual durante detenciones, palizas, vejaciones y arrestos ilegales.

Fuente: EFE

Mujeres de luto rinden solemne respeto a los muertos en protestas de Chile

Miles de mujeres, ataviadas con ropa negra, rindieron este viernes un solemne homenaje de respeto a los 20 fallecidos en dos semanas de protestas en Chile en una marcha en silencio que cruzó el centro de Santiago, habitualmente estrepitoso, entre una emotividad que no se había apreciado hasta la fecha.

Un gran cartel negro encabezaba la marcha, que partió desde un parque cercano a Plaza Italia, epicentro de las protestas, en el que la frase "Mujeres de luto" dominaba la comitiva.

Detrás, la imagen contundente de una caravana de mujeres vestidas de color negro, portando un clavel blanco y alzando sus manos, absolutamente en silencio.

La marcha salió del parque y tomó la Alameda Bernardo O'Higgins, la principal arteria de la ciudad, con dirección a Plaza Italia, donde ya había reunidas unas 500 personas manifestando su descontento con la desigualdad social y pidiendo la renuncia del presidente Sebastián Piñera.

Despacio, como si de un cortejo fúnebre se tratase, las pisadas de las miles de mujeres se escuchaban al tiempo que la marcha avanzaba.

"Estado asesino. Das patriarcado", mencionaba una de las grandes lonas desplegadas en la manifestación, totalmente pacífica, mientras en el pañuelo que tapaba el rostro de una de las personas que lo portaba estaba bordada la frase "Con las manos manchadas de sangre no se dialoga".

Desde que el viernes 18 de octubre comenzara el estallido social, el Gobierno cifra las víctimas mortales en 20, aunque la Fiscalía Nacional tiene un balance de 23, seis de ellos ciudadanos extranjeros, y al menos cinco de los fallecimientos a manos de fuerzas del Estado, ya sean militares o policías.

Jóvenes, adultas y ancianas, caminaron unidas, sin lanzar ninguna proclama ni enturbiar el momento, simplemente en silencio y las manos en alto paso tras paso.

Al llegar a Plaza Italia, otra veintena de mujeres les esperaba, casi todas con vendas en la cara o en los ojos, una imagen que se repite cada día tras los impactos de balines de goma o bombas lacrimógenas lanzadas por Carabineros para dispersar las multitudes.

Hasta los cientos que se encontraban ya protestando en la plaza quedaron enmudecidos con la manifestación, que tras hacer una parada allí, siguió adelante por la avenida rumbo al Palacio de La Moneda.

Visiblemente emocionadas, las mujeres continuaron su homenaje a los fallecidos y a las víctimas de violaciones a los derechos humanos durante estos 14 días de protestas.

Maritza González, una de las miles de mujeres que decidieron sumarse a la marcha, explicó a Efe que la manifestación es "un gesto de silencio y de dolor, pero también de esfuerzos y de lucha".

"Las mujeres hemos convocado una marcha de silencio por las víctimas de violaciones a los derechos humanos y por los muertos, por las mujeres violadas, porque no hay justicia con Carabineros", explicó.

Para ella, como para muchas de las otras participantes adultas de la marcha, que ya vivieron los horrores de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la protesta actual les resulta "un sentimiento encontrado".

"Las mujeres somos resistentes, fuertes y muy organizadas. Tenemos muchos sentimientos encontrados, estamos contentas y muy felices porque Chile despertó de verdad; pero también estamos tristes por lo que está pasando y nuestro país está sufriendo", indicó González.

La fila de mujeres de negro recorrió la avenida hasta llegar a la sede del Gobierno, respirando el gas lacrimógeno asentado en suelo después de días de enfrentamientos en las calles del centro de la capital y que con el caminar de la marcha se levantaba e irritaba a los presentes.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando varias docenas de mujeres rodearon a agentes de Carabineros que estaban cerca de la Plaza Italia, y levantaron justo ante sus caras a una de ellas como si fuera un cadáver que pasaba de manos en manos sobre las cabezas del resto.

Los uniformados quedaron estupefactos mientras miraban incrédulos a las mujeres, que sin decir nada, consiguieron que los carabineros se marcharan del lugar.

"Es un momento clave. Estamos todos unidos de verdad, es transversal. Mujeres, niños, jóvenes, adultos, mayores. Sobre todo las mujeres tenemos eso de unirnos con esa capacidad de solidaridad que tenemos", señaló González con la voz entrecortada.

Visto desde arriba parecía una marea de claveles blancos y palmas de las manos en alto sobre un fondo negro de las ropas de las manifestantes, que continuó hasta llegar al palacio de Gobierno, donde, al igual que en el resto del recorrido, se colocaron de forma pacífica, sentadas.

"El derecho de vivir en paz" (1971), del cantautor chileno Víctor Jara, fue el sonido que rompió horas de silencio frente a La Moneda.

Fuente: EFE

miércoles, 23 de octubre de 2019

Cristina Oyanedel: “El descontento de la gente ya se veía hace mucho tiempo pero nadie quiso darse cuenta”


Emprendedora de corazón, resiliente y empática. No concibe el día a día sin aportar y estar cerca de la realidad del Chile más necesitado. Tiene clarito cuales son las carencias de los sectores más vulnerables, empezando por una urgencia de ser escuchados.

“Chile cambió, ya no es el mismo de hace una semana”. Ese es el primer sentir de la empresaria de transportes, Cristina Oyanedel, frente al estallido social que comenzó este viernes 18 de octubre… sin fecha de término. Oyanedel tiene una marcada preocupación por lo social y se ha dedicado a conocer muy de cerca las distintas realidades de nuestro Chile, sintiéndose cómoda tanto compartiendo con la elite, como con abuelitos, niños, jóvenes, mujeres e inmigrantes de sectores vulnerables. Así lo ha hecho durante años, y así está plena. La dura vivencia de perder dos de sus hijos, de 10 y 4 años y vivir un doloroso duelo, hizo que algo en ella se activara “me levanté y pensé ¿Qué haría si éste fuera mi último día, si supiera que hoy me voy a morir?, entonces fue cuando decidí que cada día quería hacer feliz a alguien, hacerle más fácil el día a otras personas”. Esto conectó a Cristina con un propósito: entregar alegría y compartir lo aprendido con quien lo necesite. Así fue como hace algunos años llegó a ofrecer su ayuda a mujeres, adultos mayores y niños con diferentes necesidades, lo mismo en invierno en albergues. Con todos ellos ha colaborado llevando ayuda, conectándolos para conseguir trabajo y realizando talleres. Este año comenzó realizando clases de emprendimiento en un colegio politécnico de la comuna de El Bosque. 

En todos los casos, se dio cuenta que lo que más valoran todos es la ‘escucha activa’ o sea que los escucharan de verdad, que alguien se interese en lo que sienten, sus sueños, frustraciones y necesidades”.

Específicamente sobre la actual manifestación de malestar social, la ingeniera comercial y profesora de alemán asegura que  “El descontento de la gente ya se veía hace mucho tiempo, pero nadie se dio o  quiso darse cuenta. Fue como un volcán que contuvo toda la energía y ahora hizo erupción y estalló de la peor forma”. Explica que no fueron los 30 pesos de aumento del metro, sino también el aumento del agua, de la luz, las bajas pensiones, la salud, el tag, los impuestos para las pymes y lo caro de la vida en general. “Para un jefe de familia que gana el sueldo mínimo es imposible que cubra sus necesidades básicas, y si a eso se le suma una enfermedad, peor aún seguir adelante. Por lo tanto esto tarde o temprano iba a ocurrir”, sentencia la gerente de Buses Oyanedel.

“Ser más empáticos, que las soluciones partan por casa como dijo un diputado”, puntualiza. Para esta emprendedora que los parlamentarios se bajen los sueldos demostraría que existe una búsqueda de solución real de parte de ellos, reconocer las diferencias. “Al sueldo, los parlamentarios además suman autos, viáticos, etc. No tienen nada que ver con la gente común y corriente como todos nosotros. Por lo tanto, debería haber primero un cambio en sus dietas parlamentarias. Por otro lado, frente a la corrupción que hubiesen penas ejemplificadoras. Por ejemplo, no es posible que en el caso Penta la pena sea que tengan que hacer un curso de Ética. En ningún país se ve eso. O todos los casos que hemos visto de uniformados involucrados en corrupción. Por lo tanto hay que hacer cambios en esos aspectos y conversar, y ser más empáticos entre nosotros mismos”.

De tanto recorrer y conocer, esta emprendedora asegura que los más necesitados están escasos de todo. “Y cuando digo todo es realmente todo. Me refiero al amor, empatía, a tener un poco de alegría. Esto lo veo con los abuelitos cuando voy a algún club de adulto mayor. Qué felices son cuando tú les alegras el día. Aunque no les lleves nada, solamente con visitarlos eso cambia mucho para ellos. Eso lo veía también en invierno, en el período de albergues, hay alimentación, hay una cama, pero esa gente está sola, abandonada por sus familias, muchas veces porque cayeron en la droga en el alcoholismo y nadie los quiere”.

Para Cristina ayudarlos, visitarlos, acompañarlos cambia el día de las persona. Indica que también ve en las poblaciones una necesidad de ayuda en los lugares que están tomados por narcotraficantes. “Me da mucha pena cuando un alumno me dice ‘Profe estoy estresado porque en la noche no puedo dormir por la balacera en mi población, y eso es todas las noches’.  También veo que en los hospitales para hacer un scanner tienen una larga lista de espera de más de dos años. Si a eso le sumas cualquier enfermedad, es mucho más duro. Con unas pensiones de poco más de 100 mil pesos… no alcanza”.

El llamado que hace Oyanedel, es a ser todos más empáticos. “Veo diariamente en la comuna del Bosque, donde hago clases, que la mayoría de las personas no gana más de 350 mil pesos. Y como he dicho siempre la sociedad tiene que hacer un cambio donde haya más equidad para todos”.